Skip to main content

Autor: montebaco

Montebaco Parcela Cara Norte

Montebaco Parcela Cara Norte es un tinto procedente de agricultura ecológica, elaborado íntegramente con uvas de la variedad Tempranillo seleccionadas en la Denominación de Origen Ribera del Duero. Es un vino con gran nitidez de aromas y notas muy definidas de finca: fruta negra fresca y recuerdos de fruta azul. Crianza en barrica 14 meses.

En el escenario de la Ribera del Duero, Montebaco Parcela Cara Norte es un vino que encarna la esencia misma del terruño y la pasión de sus creadores.

Este vino está destinado a cautivar los sentidos de los paladares más exigentes. Su nombre, Parcela Cara Norte, evoca la imagen de las laderas orientadas al norte de los viñedos, donde la uva encuentra un lugar perfecto.

La historia de Montebaco Parcela Cara Norte comienza en el viñedo, donde las viejas cepas de Tempranillo, la variedad emblemática de la región, se aferran a suelos pedregosos y arcillosos en busca de los nutrientes y minerales que conferirán carácter y complejidad al vino.

La vendimia en Montebaco Parcela Cara Norte se lleva a cabo a mano por manos expertas que seleccionan cuidadosamente las uvas en su punto óptimo de maduración. Cada racimo es tratado con el respeto que merece. Este cuidado se refleja en cada botella de Montebaco Parcela Cara Norte, donde la calidad es la máxima prioridad.

En la bodega, el proceso de vinificación es una combinación de tradición y tecnología de vanguardia. Se realiza la crianza en barricas de roble cuidadosamente seleccionadas, donde reposa, desarrollando complejas capas de sabor y aroma, adquiriendo su distintiva personalidad y carácter.

Montebaco Parcela Cara Norte es el testimonio vivo del compromiso de Bodegas Montebaco con la calidad, la tradición y la excelencia, y una invitación a celebrar la belleza y la diversidad del mundo del vino. En cada sorbo, Montebaco Parcela Cara Norte cuenta una historia de pasión, dedicación y amor por el arte de la vinificación.

Montebaco Selección Especial

El objetivo a la hora de elaborar un Montebaco Selección Especial es el de conseguir la máxima expresión y personalidad de la finca Monte Alto. No se busca una continuidad entre añadas, ni es necesario ceñirse a un porcentaje varietal fijo. Solamente buscar la excelencia desde el respeto extremo del medio vitícola y una enología sencilla y natural. El resultado es un vino poderoso pero elegante, complejo, de gran carácter y buena aptitud para la guarda. Crianza en barrica 14-18 meses.

Cada botella de Montebaco Selección Especial es un testimonio vivo de la maestría artesanal y la dedicación meticulosa que caracteriza a esta bodega familiar. Desde la selección de las uvas hasta el minucioso proceso de crianza en barricas de roble, cada paso está acompañado del cuidado y la precisión, garantizando que solo lo mejor llegue a la mesa del conocedor exigente.

Montebaco Selección Especial envuelve el paladar con una textura suave. Los taninos otorgan un equilibrio perfecto y una sensación de plenitud. Es en el largo y persistente final donde este vino revela toda su grandeza, dejando una estela de sabores que perduran en el recuerdo mucho después de haber vaciado la copa.

Cada botella es un viaje sensorial que transporta al bebedor a los viñedos de la Ribera del Duero, donde la tierra y la vid se funden en una comunión perfecta. Es la expresión más pura del terroir, capturada en cada gota que trae consigo la esencia misma de su lugar de origen.

Este vino no solo es el acompañante ideal para las ocasiones especiales, sino que también es un homenaje a la pasión y el compromiso de una familia que ha dedicado a perfeccionar el arte de la vinificación. Cada botella de Montebaco Selección Especial es el fruto del conocimiento transmitido con amor y orgullo, una herencia que se comparte con el mundo en cada copa.

Montebaco Selección Especial es una experiencia que trae consigo la promesa de momentos inolvidables. La grandeza que se alcanza cuando la excelencia está presente en cada botella, invitando a todos aquellos que se atreven a probarlo a descubrir la verdadera esencia del placer enológico.

Montebaco de Finca

Se trata sin duda del alma de la bodega. El vino más clásico de la gama. Donde la expresión del terruño es aportada por la calidad y personalidad de algunas de las mejores parcelas de la finca Monte Alto, cultivadas bajo el prisma del máximo respeto del medio vitivinícola. El resultado es un vino de gran desarrollo, personalidad y una perfecta elegancia sin aristas que recompensará a quien sepa guardarlo. Crianza en barrica 13-15 meses. 100% Tempranillo.

Montebaco de Finca representa la culminación de la visión de la Bodega por crear vinos que no solo deleiten los sentidos, sino que también cuenten una historia: la historia del terruño, del trabajo arduo en los viñedos y del arte de la vinificación.

En el corazón de la Ribera del Duero, las viñas de Montebaco de Finca encuentran el escenario perfecto para expresarse en todo su esplendor. Las cepas profundizan sus raíces en suelos pedregosos y arcillosos, extrayendo los nutrientes y minerales que conferirán carácter y complejidad a las uvas.

La vendimia en Montebaco de Finca es un ritual meticuloso, para garantizar la selección cuidadosa de las uvas en su punto óptimo de maduración. Este cuidado se refleja en cada botella de Montebaco de Finca, donde la calidad y la autenticidad son innegociables.

En la bodega, el proceso de vinificación es una danza armoniosa entre la tradición y la innovación. Las uvas, una vez seleccionadas, son despalilladas y trituradas suavemente, antes de iniciar la fermentación en tanques de acero inoxidable. Aquí, se controlan cuidadosamente la temperatura y otros parámetros para extraer todo el potencial aromático y estructural de las uvas.

Pero es durante la crianza donde Montebaco de Finca revela su verdadero carácter. El vino descansa en barricas de roble, donde se suavizan los taninos y se desarrollan complejas capas de sabor y aroma. Este proceso se extiende durante meses, bajo la atenta mirada del enólogo, quien conoce los secretos de cada barrica y el momento exacto en que el vino está listo para ser embotellado.

Al descorchar una botella de Montebaco de Finca, se despiertan los sentidos ante un festín de aromas y sabores que invitan a la contemplación.

Montebaco de Finca es un viaje sensorial que transporta al catador a las tierras de la Ribera del Duero y le permite descubrir la magia que se oculta tras cada botella. Es el testimonio vivo del compromiso de Bodegas Montebaco con la calidad, la tradición y la excelencia, y una invitación a celebrar la belleza y la diversidad del mundo del vino. En cada sorbo, Montebaco de Finca nos recuerda por qué el vino es mucho más que una bebida: es un arte, una pasión y una fuente inagotable de placer y admiración.

Montebaco Rosado

Montebaco Rosado ha sido elaborado con uvas de la variedad Merlot (entre 25% y 50%) y el resto Tempranillo. Fermentado en barrica de roble francés y madurado durante 2 meses sobre lías en depósito de acero inoxidable antes de su embotellado.

Cada botella de Montebaco Rosado es un testimonio del cuidado artesanal y la pasión por la calidad que caracteriza a la familia de vinos Montebaco. Cada etapa refleja el compromiso de esta bodega con la excelencia y la tradición vitivinícola.

Al contemplar este vino se despliega un radiante tono rosa pálido. El aroma es una invitación a un jardín en plena floración: notas frescas de fresas, frambuesas y cerezas se entremezclan con delicadas pinceladas florales.

Montebaco Rosado seduce el paladar con su frescura y vivacidad. La acidez equilibrada y la textura suave dan paso a una explosión de sabores con un regusto afrutado que invita a otro sorbo.

Montebaco Rosado es un reflejo del espíritu de la Ribera del Duero. Cada botella es una celebración de la vida y la amistad, una invitación a compartir momentos inolvidables en buena compañía.

Este vino es el compañero perfecto para las tardes de verano y las reuniones al aire libre, también es una expresión auténtica del carácter y la tradición de la región. Cada sorbo de Montebaco Rosado es un viaje sensorial que transporta al bebedor a los viñedos bañados por el sol de Castilla y León, donde la tierra y la vid se unen para crear vinos de una calidad excepcional.

Montebaco Rosado es una experiencia que celebra la belleza y la alegría de la vida, capturando la esencia del verano en cada copa. Cada botella es un tributo al cuidado artesanal y la pasión por la calidad que caracteriza a Bodegas Montebaco, y una invitación a disfrutar de la vida con todos los sentidos.

Montebaco Blanco Rueda

Montebaco Verdejo + Sauvignon es un blanco elaborado con uvas de la variedad Verdejo y Sauvignon seleccionadas en la Denominación de Origen Rueda. El objetivo es obtener un vino con la intensidad aromática y complejidad de la variedad Verdejo y Sauvignon: notas de fruta tropical, junto a su carácter herbáceo. Corpóreo, con un elegante toque amargo final.

Cada botella de Montebaco Rueda es un tributo a la frescura y la elegancia que caracteriza los vinos de esta Denominación, y las variedades emblemáticas de esta región vinícola. Desde la selección de las uvas hasta el proceso de vinificación, cada etapa refleja el compromiso de esta bodega con la excelencia y la pasión por el vino.

Al servir este vino, se revela un brillante y cristalino tono que captura la luz del sol y anticipa la frescura que está por venir. El aroma con delicados matices florales y herbáceos, crean una fragancia que invita a sumergirse en su frescura y vitalidad.

Más allá de su exquisito sabor y su agradable frescura, Montebaco Rueda es la encarnación misma del espíritu de esta tierra de viñedos. Cada botella es un homenaje a la rica historia y la tradición vitivinícola de la región de Rueda, donde la combinación única de clima y suelo da lugar a vinos de una calidad excepcional.

Este vino es el compañero perfecto para los momentos de relax y disfrute y una invitación a explorar y descubrir todo lo que la región de Rueda tiene para ofrecer. Cada sorbo de Montebaco Rueda es un viaje sensorial que transporta al bebedor a los campos dorados y los viñedos infinitos que caracterizan a esta tierra bendecida por el sol.

Montebaco Rueda es una experiencia refrescante y revitalizante que celebra la frescura y la elegancia del Verdejo y Sauvignon, y rinde homenaje a la rica herencia vitivinícola de la región de Rueda. Cada botella es una invitación a sumergirse en un mundo de sabores y sensaciones, donde la calidad y la tradición se unen en perfecta armonía para crear un vino que deleita los sentidos y alimenta el alma.

Semele

Semele es un tinto de nuevo cuño. Elaborado íntegramente con uva procedente de la finca Monte Alto. Comparte con el resto de los vinos de la bodega la misma filosofía vitivinícola, aunque buscando amabilidad, redondez, frescura, riqueza aromática y expresión varietal.  Tiene una crianza en barrica de 12 meses.

Bodegas Montebaco, ubicada en pleno corazón de la Denominación de Origen Ribera del Duero, es un emblema de excelencia enológica. Desde su fundación, ha perseguido el objetivo de elaborar vinos que reflejen la esencia del terruño y la pasión de sus creadores. Y en este camino hacia la perfección, surgió Semele como una auténtica revelación.

La uva protagonista en la creación de Semele es la Tempranillo, conocida localmente como Tinta del País. Esta variedad, que encuentra en la Ribera del Duero su hábitat ideal, aporta al vino una personalidad única, marcada por la intensidad de sus aromas y la estructura de su cuerpo. Pero más allá de la variedad, es el cuidado en cada etapa del proceso de elaboración lo que realmente distingue a Semele.

Desde la selección minuciosa de las uvas en el viñedo hasta el meticuloso trabajo en la bodega, cada paso es crucial para asegurar la calidad y la excelencia. La vendimia se realiza a mano, permitiendo una recolección selectiva que garantiza la integridad de las uvas. Una vez en la bodega, la fermentación se lleva a cabo en depósitos de acero inoxidable, donde se controlan cuidadosamente la temperatura y otros parámetros para preservar los aromas y la frescura de la fruta.

Pero es durante la crianza donde Semele revela su verdadero carácter. El vino reposa en barricas de roble, donde adquiere complejidad, suavidad y elegancia. Este período de crianza, que se extiende hasta los doce meses, permite que los sabores se integren armoniosamente y que el vino desarrolle su distintiva personalidad.

Semele es un vino que captura la esencia de la Ribera del Duero en cada sorbo. Es el compañero ideal para momentos de celebración y reflexión, para maridar con la gastronomía más refinada o para disfrutar en la intimidad de una velada especial. En cualquier ocasión, Semele brinda una experiencia inolvidable de quienes tienen el privilegio de probarlo.

Cada botella de Semele es un testimonio del legado vitivinícola de la Ribera del Duero y una invitación a descubrir la magia que se oculta tras sus etiquetas.

Newsletter

Redes sociales